Desde hace un tiempo llevo haciendo el gamba con varios estilos musicales que me han interesado desde pequeñito. Y sí, son una auténtica desgracia… pero y lo que me río ¿qué? Para este proyecto multicefálico Baudelaire me prestó el nombre: Le Plaie et le Couteau (La herida y el chuchillo)

Synthpop

Esta es la pata que entronca directamente con esa adolescencia rebelde que todos tuvimos: cuando reconoces tu estilo musical. Mi adolescencia arranca en los 80. Los años del Synthpop y la New Wave. Por ahí revolotean gente como Depeche Mode, Orchestral Manoeuvres in the Dark, The Human League, Ultravox, Simple Minds o Visage.

Progresivo

El segundo proyecto tiene que ver más con la música instrumental progresiva con un toque más experimental. Ni por el forro me acerco a las grandes bandas de este género, pero me sirve para probar cosas un poco más extremas.

Orchestal

La tercera pata de este proyecto tiene que ver con las bandas sonoras y la composición más sinfónica. Si con los otros dos, aún puedo tener la caradura de defenderme, reconozco que esta pulsión es absolutamente indefendible. Pero, la verdad, me preocupa bien poco. Disfruto como un enano. Los problemas armónicos y de articulaciones son evidentes y por eso me merezco que me pongan a caldo.

Comparte este post.