Europa, consciente de un peligro real y aterrador, deambula perpleja porque no sabe cómo afrontar la terrible amenaza del miedo. Inmersa en un estado destructivo que mezcla, a partes iguales, la autoculpa, la ira y el pánico a provocar, Europa se ha metido en un laberinto donde confunde estrategias y tácticas.

Se alzan voces que exigen una respuesta contundente, sin miramientos. Una respuesta quirúrgica, que en una muestra de cinismo cruel, se llevará por delante a miles de civiles indefensos. Otros giran el dedo acusador hacia Occidente y encuentran en nuestra avaricia occidental el abono donde han crecido estas malas hierbas. Los hay que, desgraciadamente, empiezan a asumir que un día de estos pueden ser ellos quienes estén en un tren o en una sala de conciertos elegida por los terroristas y que ningún gobierno europeo lo podrá evitar. Los hay que señalan a los refugiados y, por extensión, los hay quienes señalan a los que señalan a los refugiados.

“La pobreza y la ignorancia es el origen del problema” claman los buenistas del “buen salvaje party”. Sus detractores les recuerdan que Bin Laden y los otros líderes terroristas eran millonarios formados en las mejores escuelas europeas y americanas y que hay países, mucho más pobres y con mayores tasas de analfabetismo, que no se dedican a masacrar al otro.

Y, por supuesto, los hay que meten en el mismo saco del problema a todas las religiones. Unos porque afirman que es una guerra de religiones y otros porque defienden, con una beligerancia inusitada,  que las religiones son el origen del problema.

Y así me imagino a esos malnacidos que sólo buscaron la destrucción y la barbarie un once de marzo o un trece de noviembre (ACTUALIZACIÓN: o una Nochevieja); contentos en sus cuevas mientras confirman que eligieron bien su estrategia: hurgar en las heridas de una Europa de conveniencia. Y su plan nuclear ha surtido efecto. Europa está hoy más cortocircuitada, débil, confudida y dividida.

———————

Actualización: las agresiones sexuales de Colonia en Nochevieja creo que fueron un atentado. Atacaron a grupos con menos recursos de defensa, a traición, en masa, organizadamente, humillando.

 

Comparte este post.