He llegado a la obra del colectivo The New Pornographers (¿realmente se puede considerar una típica banda al uso?) por una recomendación al estilo:

“Tío, estos tipos son realmente adictivos. Mi visión de la música indy ha cambiado con este disco. Esto es totalmente distinto”.

twin_cinema-new_pornographersx_the_480.jpg

Pues he caído. Y he caído bien de morros. Este disco es como una muñeca rusa. Dentro de cada muñeca aparece otra, con la misma forma, pero con algo distinto… y así hasta el infinito. Una sorpresa constante.

Y es que el es un disco donde se reconocen caminos que ya hemos transitado desde el acento folky y sesentero The Mamas and The Papas (Stacked Crocked) o el rollo más psicodélico made in The B52’s ()… Hay quien encuentra acentos de The Kinks. Por supuesto. Pero lo hacen suyo con total honestidad.

Se han sacado un disco con 14 temas sensacionales sin tener que pagar peaje comercial. El riesgo del que se sabe que está cocinando algo muy grande.

Los juegos vocales de y de combinan la sutileza (Jackie, Dressed In Cobras) y el poderío del pop más cañero (Sing Me Spanish Techno) con asombrosa facilidad. Y así durante los 14 temas.

Este disco es una esponja que asimila raíces de los 60-70, las traduce a unas bases pop-rock-emo y las termina mostrando en temas muy distintos el uno del otro (¡por fin!) pero que mantienen una unidad de estilo muy parecida pero, sobre, todo libre. Libre. Libre. Libre.

No abusan ni de la tecnología ni de los efectos sonoros. Todo suena a muy acústico y muy compacto, aunque de tanto en tanto se cuelan guiños electrónicos que se agradecen por distintos, por simpáticos y sobre todo, por generar buen rollo.

Y esa es la gran ventaja de este disco: respira libertad creativa por los cuatro costados.

Especialmente indicado si tienes un día triste o necesitas una dosis de buen rollo. Te cambia el humor… de verdad.

Unas letras excelentes, una producción muy trabajada y exquisita (la cantidad de capas sonoras que otorgan densidad al trabajo y que para nada molestan)….

Ah! Y el final de la batería en quizás el mejor tema del disco: The Bleeding Heart Show.

Comparte este post.